sábado, septiembre 23, 2006

La nueva vida

Intenté empezar desde cero.
Intenté que mi vida anterior no influyera en la nueva que comenzaba.
Intenté que mi pasado , fuera eso pasado.

Pero nunca dejé de ser yo.
Por eso hoy se acaba esto.
Aunque sigo viva en el sitio que nunca abandoné.

Disculpen las molestias.

martes, agosto 01, 2006

La terapia

No sé yo, para mí que me invento todo incluso dormida. Claro que el señor hipnotizador dice que la memoria es una gran metáfora, aunque a mí me parece un gran despropósito.

“Tienes mucho sueño. Tus ojos se cierran. Sólo oyes mi voz. Estás en el pasado. Ves lo que te ocurrió justo antes de perder la memoria. Cuando cuente tres comenzarás a hablar lentamente describiendo lo que ves.”

Estoy en mitad de un bosque. Es de noche. Creo que me he perdido. Oigo mis pisadas, crujir las hojas bajo mis pies. Huele a humedad y a rocío. No veo nada, creo que voy a caer. Llevo las manos por delante, torpemente palpando la oscuridad. Me pongo de rodillas e intento avanzar como una ciega. Me siento en mitad de una historia de terror. Tengo frío. Empiezo a llamar a alguien pero dudo que en mitad del bosque me pueda oír. Creo que voy a perder el conocimiento…

Muy bien, tranquila. Cuando cuente tres despertarás. Uno, dos, tres, despierta”

martes, julio 25, 2006

A veces

Cuando recupero la memoria me dedico a la:

Decoración de Interiores

domingo, julio 23, 2006

Tal día

Ayer me levanté con un desasosiego inhabitual. Con la misma sensación de quien sabe que ha olvidado algo importante pero no logra recordarlo. Con la impresión de algún cumpleaños o aniversario olvidado.

Después de pasar el día mohína, estorbada con todo lo que me rodeaba decidí salir a pasear después de la cena por esta ciudad recién descubierta, que sabe más de mi vida que yo.
Eché a andar sin rumbo fijo. Había sido un día muy caluroso, pero ahora en las primeras horas de la noche empezaba a refrescar.

Al cruzar el umbral de la última calle que me llevaba a aquella plaza salió de mí una yo misma formada como de niebla y humo, gris mate, etérea como un sueño. Me quedé mirándome pero ella, es decir yo, ya había ido como flotando a reunirse con otra figura incorpórea.

Mi otra yo mantenía una animada conversación con el hombre etéreo, a la que pronto se sumó el roce de las manos, el toque de un brazo y todas aquellas risas que sonaban huecas con la distancia del tiempo. Les seguí hasta que llegaron a un banco donde se sentaron. La mayoría de las barreras de espacio habían desaparecido.

Mi yo brumosa apoyaba la cabeza en su hombro y se fingía distraía cuando le besaban en la cara. Hasta que ya no supo donde mirar y optó u opté por encarar un leve beso.

Empezó a llover en el pasado y sus figuras se difuminaron. Pero juraría que un segundo antes de disolverse definitivamente, él me miró.

Y me volví sin la certeza de si era real o lo sólo lo había recordado.

viernes, julio 21, 2006

El caballero y la hormiga


El domigno la hormiga más dicharachera de este lado del río irá a reunirse con el caballero busca-dragones.
Y muy serio me ha dicho: "Soy el hombre-hormiga y soy hormiga porque no queda otro remedio"

sábado, julio 15, 2006

Entuertos


Y dice que se va a buscar dragones, pero que ni hablar de liberar princesas.

jueves, julio 13, 2006

() Noticias que me dejan muda

Ayer era noticia que sólo uno de cada cinco padres lleva en el coche dispositivos de seguridad adecuados para los niños.

Uno de cada cinco…