martes, agosto 01, 2006

La terapia

No sé yo, para mí que me invento todo incluso dormida. Claro que el señor hipnotizador dice que la memoria es una gran metáfora, aunque a mí me parece un gran despropósito.

“Tienes mucho sueño. Tus ojos se cierran. Sólo oyes mi voz. Estás en el pasado. Ves lo que te ocurrió justo antes de perder la memoria. Cuando cuente tres comenzarás a hablar lentamente describiendo lo que ves.”

Estoy en mitad de un bosque. Es de noche. Creo que me he perdido. Oigo mis pisadas, crujir las hojas bajo mis pies. Huele a humedad y a rocío. No veo nada, creo que voy a caer. Llevo las manos por delante, torpemente palpando la oscuridad. Me pongo de rodillas e intento avanzar como una ciega. Me siento en mitad de una historia de terror. Tengo frío. Empiezo a llamar a alguien pero dudo que en mitad del bosque me pueda oír. Creo que voy a perder el conocimiento…

Muy bien, tranquila. Cuando cuente tres despertarás. Uno, dos, tres, despierta”